Financiamiento y apoyo es clave para tener opción: Cómo ven los empresarios a Golborne y Allamand

Que sea popular y lo apoye la UDI le suma al ex ministro de Obras Públicas, pero no conocer sus ideas y su nula experiencia política, resta. Allamand tiene la trayectoria, la muñeca, pero no posee el carisma ni la novedad. Andrés Velasco se cuela en las preferencias, concita apoyo e incluso financiamiento. A la hora de poner platas el pragmatismo es lo que se va a imponer, tal como ocurre en los negocios.

por 

Son el día y la noche. En la forma, el fondo, sus historias de vida y su aproximación a la política. Uno la lleva en el ADN; al otro se le cruzó por un accidente minero a seis meses de entrar al gabinete.

Ambos compiten mostrando sus charreteras. La experiencia versus la calle. Para Andrés Allamand “es fundamental el proyecto y el trabajo político” (El Mercurio). Para Laurence Golborne “son más importantes las experiencias de vida” (La Tercera).

Cada uno cuenta con apoyos explícitos en el mundo de los negocios. Juan Antonio Guzmán, ex ministro de Educación de Pinochet, director de empresas, consejero de la Sofofa, gerente general de Gener cuando Golborne era el hombre de las finanzas, y su profesor en la Escuela de Ingeniería de la UC, lo dijo en Qué Pasa: “Representa la renovación, tiene inteligencia emocional para convocar a las personas; es un espejo inverso de Michelle Bachelet (ella hacia la izquierda; él hacia el centro), optar por él es salirse un poco de la política tradicional”. También tiene detrás a Bruno Philippi, ex presidente de Gener y ex timonel de la Sofofa. Algunos incluyen a Andrés Concha, actual cabeza de la Sofofa, aunque no lo ha hecho público.

Con la bandera de Allamand corre otro ex presidente de la Sofofa y también de la Confederación de la Producción y el Comercio, Juan Claro, para quien su candidato “ha sido capaz de convocar a líderes de otros sectores políticos y sellar acuerdos por el bien de Chile; es más estadista, el (Ricardo) Lagos de la derecha; el representante de la Alianza que se aleja del apoyo cortoplacista y populista”, como señaló a Qué Pasa.

Mejor posicionado en las encuestas, al ex ministro de Minería, de Obras Públicas y carta de la UDI, el empresariado lo observa. Un sector más expectante y confiado porque es un candidato competitivo, que conoce bien las necesidades de la empresa y las piedras en el zapato que hay que eliminar. Otro tiene reparos porque no se le conocen ideas, es un afuerino en la política y podría ser el continuador de Sebastián Piñera, al que se critica por ser el presidente que ha tratado peor al empresariado.

“Es una persona sin ninguna experiencia política que tiene una buena historia que contar. A la larga eso genera desconfianza, porque hay que negociar, tener muñeca, sacar proyectos en el Congreso. Allamand es muy bueno, pero no tiene carisma”, sostiene un abogado e inversionista minero.

Un empresario del sector farmacéutico opina que “Golborne es pura espuma, no tiene consistencia, esa es la imagen que proyecta. Creo que no va a tener agenda propia, será más de lo que está haciendo este gobierno que ha sido populista, con cero respeto al empresariado que ganó mucho más plata con la Concertación”.

Hermógenes Pérez de Arce, abogado y ex columnista de El Mercurio, no tiene dudas: “Golborne es un hombre capaz, con ideas de derecha, aunque preguntado por eso, diga que no existen derechas ni izquierdas; entre los candidatos que hay es el mejor y tiene el apoyo del principal partido de Chile”. Cuenta que en una comida en el mes de agosto hizo una encuesta en la que “Allamand sacó dos votos; Golborne ocho”.

Hablando a nombre personal y de sus comensales, asegura que el ayudante de Juan Antonio Guzmán en la UC, genera confianza porque estuvo a la cabeza de uno de los mayores conglomerados como Cencosud.

“Allamand tiene el defecto de estar yendo a las filas del adversario para buscar apoyo.  Su experiencia política le puede sumar hacia la izquierda, pero hacia la derecha, donde estoy yo, le resta. Lo consideran muy parecido a Piñera; personalmente no; políticamente sí. Alberto Espina (senador de RN) no lo está apoyando, dijo que todavía no se ha formado un juicio”.

Un ex ejecutivo de Endesa, hoy socio de una cadena de productos de consumo masivo, que conoció a Golborne en la universidad, asegura que “mucha gente de derecha le tiene susto, porque no sabe quién es; en la derecha tradicional nadie sabe qué piensa en temas valóricos”.

Para quien fuera socio de una universidad privada, hoy ligado al negocio inmobiliario, “el empresariado confía en Golborne porque ha estado metido en la empresa, lo ha hecho bien, sabe las piedras que hay en el zapato; conoce lo que es producir, es serio, fue elegido dos veces como el mejor ejecutivo del año, es cuidadoso con la gente con la que trabaja, aunque era difícil estar debajo a (Horst) Paulmann”.

Mientras, Allamand -apunta- en muchos círculos tiene problemas de credibilidad, “privilegia tanto el tema político que, al final, no es confiable en el planteamiento económico; Golborne cree mucho más en la estabilidad económica para sacar a la gente de la pobreza”.

VELASCO CONCITA APOYO Y FINANCIAMIENTO

Aunque corre por la Concertación, Andrés Velasco es visto con respeto por su pasado como ministro de Hacienda y su trayectoria como profesor de las universidades de Columbia y Harvard, a cuya cátedra (vitalicia) renunció para postular como precandidato presidencial.

Tiene a Rafael Guilisasti, socio de la Viña Concha y Toro y ex presidente de la CPC, dentro de su campaña como lo testimonia en un video en la página andresvelasco.cl: “Andrés Velasco presenta un liderazgo nuevo para Chile (…) Estamos frente al desafío de cómo lograr articular políticas públicas que permitan compatibilizar el crecimiento con la disminución de la desigualdad, enfocadas en el lado de la educación, del empleo, de la buena gestión. Yo creo que el desafío que tenemos es el que representa Andrés Velasco”.

Junto a Guilisasti está Tim Purcell, ex JP Morgan y ahora socio del fondo de inversión privado Linzor Capital.

Desde hace más de un año el economista reúne a personajes ligados a la Concertación y también altos ejecutivos y hombres de negocios de signo contrario. Entre ellos, personas ligadas a los grupos Matte y Angelini, quienes han estado dispuestos a apoyarlo económicamente, lo que no es sinónimo de que sea su candidato. Es darle una oportunidad para correr

Otro que donó hace una analogía musical: “Lo bueno de Velasco es que es como el violín, se sostiene con la izquierda, pero se toca con la derecha”.

“Lo mejor sería un Velasco, un tipo serio, que tiene el idealismo de terminar con el cuoteo y ser responsable, pero no tiene pocas, por no decir ninguna posibilidad de ganar. Golborne es inteligente, se vende como el candidato que logró el sueño americano, pero es rico y tener olor a empresario y su relación con Paulmann lo van a fregar”, afirma un empresario con negocios el área productiva, retail e inversiones inmobiliarias.

El socio de un banco de tamaño medio y ex funcionario de Pinochet observa que “Golborne tiene una historia ganadora, dice mi papá tenía una ferretería, yo vengo de abajo, pero me gustaría escucharle una idea”. Se suma a los que afirman que a los empresarios nunca les fue mejor que con Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. “Ninguna de las ideas de libre mercado sufría un embate de ningún lado. Lo mejor que podría pasar es que el país sea manejado por la izquierda sin líos sociales y con status quo”.

Del área de insumos para la industria de la construcción, un empresario asegura que “Golborne debe ser del mismo estilo de Piñera, un afuerino que se manda solo; para nuestro sector este gobierno ha sido muy malo; Allamand es más político, genera más confianza, aunque fue el inventor de los poderes fácticos”. En su círculo Allamand gana sobre Velasco, pero éste supera en preferencias a Golborne.

“Desde que empezó con los poderes fácticos Allamand no ha sido una persona cercana al empresariado. Golborne es un hombre de empresa, pero tampoco cercano a la dirigencia, que es un club de amigos”, sostiene un influyente abogado con redes en amplios círculos del poder.

PLATAS: QUIÉN SE PONE CON QUIÉN

Una campaña de primarias sin dinero es campaña muerta. Comando, equipo, asesores, viajes, gente en terreno. El costo, dependiendo si comienza ya, puede llegar a US$10 millones. El empresariado es pragmático: apuesta a ganador a menos que haya lazos personales o de amistad con alguno de los candidatos.

Factor clave para Golborne es contar con el respaldo de la UDI. “Los empresarios son mayoritariamente UDI y le van a dar más plata a Golborne. A Allamand algunos empresarios lo conocen desde hace muchos años, les gusta, le tienen cariño y lo van a apoyar. Pero tampoco van a tener ningún empacho en ponerle plata después a Michelle Bachelet si va”, sostiene un político de fuste de la Coalición.

El ex ministro de Defensa cuenta con Bernardo Matte, socio de CMPC, como un aliado de peso; Pedro Ibáñez, militante de RN, socio de la Universidad Adolfo Ibáñez; Daniel Platosvky, ex representante de LG en Chile. Y Carlos Larraín, el presidente y financista de RN, quien bromeó al proclamar a Allamand en la sede del partido, “aquí estamos parados en un balcón más chico, pero más seguro”. Algunos apuntan también al grupo Bethia comandado por Carlos Heller Solari.

El resto, incluyendo a Eliodoro y Patricia Matte, se ha matriculado siempre con la UDI, así como José Yuraszeck, Eduardo Fernández León (Entel, Pucobre, Banmédica); Carlos Alberto Délano (Cuprum, Banmédica), íntimo de Piñera, pero UDI; Luis Enrique Yarur, socio del BCI.

Y están los que distribuyen como los Luksic, los Said, Alvaro Saieh, Roberto Angelini, José Antonio Garcés (Andina, Consorcio), aunque no en forma pareja. Más para su candidato; menos para el otro. Y de esos, a algunos el corazón les late más fuerte con el partido de Jaime Guzmán.

A título personal, Golborne posee un colchón que le permitiría financiar parte de sus gastos. Como ministro de Minería figuraba con  $1.257 millones en su declaración de patrimonio. La de Obras Públicas no contiene información.

Su contendor aparece con $429 millones que corresponden a tres bienes raíces y un predio agrícola, créditos hipotecarios y de consumo por $218 millones, una cuenta de APV por 4.255 UF y participación en dos sociedades inmobiliarias, cuya valorización no se detalla.

Fuente: El Mostrador

http://www.elmostrador.cl/noticias/negocios/2012/11/08/como-ven-los-empresarios-a-golborne-y-allamand/

Anuncios